viernes, 8 de junio de 2007

Un peregrino del siglo XXI, episodio V

Hola gente

Ya estamos casi a punto de alcanzar Galicia, mañana se intentará el asalto. Hoy ha sido una etapa tranquila (Ponferrada - Villafranca del Bierzo, 23 km), había que recuperarse de la etapa del Tourmalet (llegada a Ponferrada) y guardar fuerzas porque mañana llega el Alpe d'Huez (llegada a O Cebreiro).

Esta entrada se la dedico a Antonio, uno de los hospitalarios donde nos encontramos en Villafranca, en el albergue Ave Fénix (más conocido como el albergue del Jato). La etapa de ayer me ha pasado factura en el pie izquierdo, y las manitas de Antonio han conseguido curarme la herida. Gracias a él espero dejar mañana León y entrar en la provincia de Lugo.

Hoy han aparecido las primeras gotas de lluvia. A lo largo del camino nos han caido cuatro gotas, y esta tarde ha caido un intenso chaparrón sobre el Bierzo. Total, que mañana toca estrenar poncho, y viendo como se ha puesto a llover de repente, habrá que llevarlo puesto todo el día.

En el apartado gastronómico, destacar la ración de pulpo que nos metimos entre pecho y espalda en Cacabelos, en la pulpería Compostela.

Conforme nos acercamos a Galicia, cada vez se ven más españoles. Estamos creando un grupo muy majo, hasta ahora planificamos las mismas etapas y nos encontramos todos los días en el albergue. Como muestra del buen rollito, ya se me ha ofrecido un compañero de camino para que sea su yerno :-)

Cuando vuelva a casa voy a echar de menos estos momentos tan divertidos.

Besos y abrazos

2 comentarios:

wallada dijo...

Hola peregrino de la nueva era…

Tus capítulos están siendo interesantes, la pena es no tener imágenes de esos parajes que describes.
Como imaginaras me corroe “la sana envidia”. Espero que sigas disfrutando del camino y buen viaje de vuelta.

Un besazo.
Wallada.

Territorio Manolo dijo...

Hola Wallada

Una cámara no se basta para plasmar una corredoira donde lo único que se oye es el viento agitando las ramas de los castaños que nos tapan el sol, el agua de algún riachuelo cercano y el cantar de los pájaros...

Te recomiendo que lo veas en persona, no obstante, ya te enseñaré alguna foto del camino.

Besos