miércoles, 6 de junio de 2007

Un peregrino del siglo XXI, episodio III

Hola gente

Dejamos ya atrás el aburrido páramo leonés, y nos adentramos en la maragatería.

Ayer llegamos a Astorga, capital histórica de la maragatería (San Martín del Camino - Astorga, unos 24 km), una etapa rompepiernas con continuas subidas y bajadas. Aun así fue una etapa muy interesante, durante el camino admiramos el río Órbigo y el famoso puente de Órbigo, donde tuvo lugar el Passo Honroso de Suero de Quiñones, así como el crucero de Santo Toribio.

El esfuerzo de la jornada tuvo su recompensa, en Casa Maragata de Astorga nos esperaba un espectacular cocido maragato que, muy a nuestro pesar, no fuimos capaces de terminar :-(. Este manjar no es apropiado para el verano...

También disfrutamos de un agradable paseo por la ciudad de Astorga,y contemplamos la catedral, el resto de la muralla y el palacio episcopal, obra de Gaudí que en la actualidad se emplea para el Museo del Camino. A destacar también el detalle del reloj maragato del Ayuntamiento: las horas la dan dos muñecos con los trajes típicos de la comarca.

Hoy hemos abandonado Astorga, y hemos comenzado a ascender los montes de León rumbo a la última comarca leonesa antes de entrar en Galicia: El Bierzo (Astorga - Rabanal del Camino, unos 20 km de continua ascensión).

Durante la etapa de hoy tuvimos ocasión de contemplar el roble del peregrino, árbol de considerables dimensiones que sirve de descanso/preparación al último tramo de ascenso, el más duro, de esta jornada.

Hoy, como ayer, un buen menú nos esperaba para recuperar fuerzas y curar heridas. Salva y yo nos hemos metido entre pecho y espalda un platazo de lentejas acompañado de una espectacular tarta de la casa.

Creo que vamos a ser los primeros peregrinos que volverán a casa con más peso del que salieron :-)

Esta tarde nos espera un recital de canto gregoriano que unos hermanos benedictinos dedican a los peregrinos. ¡El camino no es sólo andar!

Mañana entraremos en el Bierzo, nuestra intención es ponernos a prueba e intentaremos sobrepasar los más de 30 km que separan Rabadal de Ponferrada.

Seguiré escribiendo...si sobrevivo :-)

Besos y abrazos

2 comentarios:

Ploncios dijo...

Qué cabrón...

El camino de santiago es de lo mejor que se puede hacer en plan turismo.
Yo lo hice en bici en el 98 y fue fantástico.

Mientras tu andas ahora yo estoy con el puto ordenador trabajando, ¡cagontó!

Te envidio.

Territorio Manolo dijo...

Ese Urdi!!!

Tío, tú ya disfrutaste una vez, ahora me toca a mi.

¡Quién sabe, igual algún día coincidimos en el camino!

Un abrazo